Calpe sale a la calle a defender lo que es suyo

Calpe. Pancarta. MarPao. Libertad elección

La plataforma «Igualdad Lingüística», formada por un grupo de padres de la localidad y del mundo entero, dado que este bello pueblo de la costa alicantina es, principalmente, turístico, convocó ayer una  manifestación para reivindicar el derecho a elegir lengua vehicular.

Desde aquí nuestro homenaje a estas madres-coraje que decidieron unirse y luchar por un derecho que solo son capaces de negar los dictadores. Es la primera convocatoria que hacen para demostrar públicamente su rechazo a un decreto que es de todo menos pedagógico.

Señor Marzà, ¿dónde estaba el PP al que usted adjudica la causa de todos sus males? Ayer, en Calpe, no se vio otra cosa que a familias enteras luchando no contra el valenciano, no tergiverse, honorable, sino a favor del derecho a poder ser educados en la lengua que desean: castellano.

 

Puede que a usted o a ustedes (PSOE- Compromís-Podemos) les interese saber que, pues  viajaron a Finlandia a aprender de su sistema, los nórdicos residentes en Calpe no entienden cómo estando en España y siendo el español también oficial aquí, en la Comunidad Valenciana, no pueden estudiar en dicha lengua. Y alucinan, sí, señor Marzà, ha leído bien, alucinan ante el hecho de que  un país europeo y democrático  les niegue a los padres el derecho a elegir la lengua vehicular. «En Finlandia sí elegimos los padres entre las dos lenguas oficiales, y  la lengua materna se  tiene muy en cuenta a la hora de la escolarización», me comentaba una madre finlandesa muy preocupada por la educación de sus niños de corta edad. ¿Ustedes a qué han ido a Finlandia? ¿Y qué les han contado de su decreto?… La verdad, seguro que no. O una verdad a medias —¡muy a medias!— que es otra forma de mentir.  De la misma opinión eran las madres suecas, noruegas y holandesas. Y es que, honorables, la imposición lingüística que se está llevando a cabo aquí y en otras CCAA de España no tiene paralelo en el mundo avanzado y democrático.

 

 

Me gustó mucho hablar con las representantes de la América española: Uruguay, Paraguay, Cuba, Argentina… y también con una mamá de Brasil. Todas, de forma unánime, expresaron que no entendían por qué llamábamos a la lengua española: castellano, pues en sus respectivos países la llaman español y no castellano. Enseguida explicamos que el castellano es sinónimo de español, aunque puedan existir otras lenguas españolas: valenciano, gallego, vasco y catalán; pero que molesta a los de siempre, a los que solo ven diferencias y si no existen se las inventan, a los que quieren eliminar la lengua común para justificar que España no es una nación, si no existe el español no hay España. Desde que a muchos de nuestros políticos (que no filósofos ni pensadores) les ha dado por  convertir en argumento de autoridad el «si hay lengua diferente hay nación diferente» (gran falacia que cae por su propio peso si consideramos la de naciones-estado diferentes que comparten la misma lengua), van como locos a eliminar de la enseñanza el español o castellano para, en un tiempo, poder decir que somos otra nación y que nada nos une a España. Esta es la razón por la que a  nuestros hijos se les niega el derecho a estudiar en castellano. Y como no hay nadie más inteligente que una madre cuando está en juego la vida y la formación de sus pequeños, este grupo de mujeres, con las que compartimos la misma lengua pero no la misma nación, entendieron inmediatamente el calado político e ideológico de semejante decreto. No hubo que explicárselo dos veces.

Finalmente, solo me queda dar la enhorabuena a Igualdad Lingüística por su labor y, especialmente, por ese manifiesto leído al final  en el que denunciaron que «el colmo del cinismo es llamar a la eliminación de la línea en castellano enriquecimiento»; en el que clamaron: «Basta de chantajes; basta de politizar la educación; basta de manipulación e intolerancia. Y, sobre todo, basta ya de mentiras».

 «Marzà, dimisión». En español, es más internacional.

Calpe. Manifestación. Cartel

 

 

Nota: En la manifestación también estuvieron presentes: Idiomas y Educación,  CINC, A. Defensa del Castellano, FAPA Gabriel Miró, Ampas Torrevieja, Ampas Vega Baja, Crevillente por la libertad lingüística. Hubo otras que, aunque no pudieron enviar delegación, apoyaron la iniciativa. Como, por ejemplo,  No al decretazo, Sí a la elección.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Calpe sale a la calle a defender lo que es suyo

  1. Muy linda su entrada de la manifestación de Calpe. Soy una de las madres asistentes y fue un placer hablar con ustedes y trasladarles nuestra preocupación por está imposición sinsentido que va en contra de los tiempos que corren, donde el dominio del español y el inglés son las que abren puertas a nuestros hijos.
    Muy agradecida y felicitaciones por su blog.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s