Lecturas para el verano

Se acercan las vacaciones y con ellas el tiempo libre para disfrutar y la lectura es uno de los placeres imprescindibles.

Comenzamos con un libro que, seguramente, muchos habéis leído: Patría de Fernando Aramburu. Inmenso. Debería ser lectura obligatoria en los colegios. Al menos en 2º de bachiller; les ayudaría a entender que el fanatismo político solo conduce a la tragedia. Continuamos con libros de autores de nuestra Comunidad que escriben en nuestra lengua: castellano. El Día A Día  de Eva Monzón, residente en Valencia; Yo que te quiero tanto, de la escritora valenciana Marta Querol; el libro de relatos El desorden de los números cardinales de Vicente Marco, otro escritor valenciano que está dando que hablar mucho y muy  bien; una novela entre la aventura, la historia y el misterio de la alicantina Chus SánchezLa cripta de las estrellas; la también alicantina, Cristina Jimena, nos cuenta su fascinante experiencia en Y de pronto cambió mi vida. Alicante forma parte del itinerario vital y exquisito de Vida y embajadas de Girolamo Farnese, veneciano, segunda novela del escritor alicantino José Antonio Martínez Climent. Autor a tener muy en cuenta en el panorama literario español.

No puedo pasar por alto el nombre de don José Martínez Ruiz, Azorín. El 2017 lo declaró el Senado «Año Azorín» al cumplirse 50 años de su muerte. Posteriormente, Educación, con Marzá a la cabeza, negaron su merecido homenaje, aduciendo que el 2017 es «El año de Vicente Blasco Ibáñez» (otro genio que con su obra ha engrandecido la literatura española y que es de obligada lectura). ¡¿Es que es incompatible festejar a los dos literatos al mismo tiempo?! No merece la pena detenernos en el intento de sepultar en el olvido a un gran escritor por parte de «gentecilla y pobres de espíritu». Tan grande ha sido el clamor y la indignación que el 9 de junio (a seis meses de finalizar el año) las Cortes Valencianas deciden declarar también el 2017 «Año de Azorín». Don José Martínez Ruiz creó una prosa impresionista, novedosa y potente en lengua española. Ha ensanchado nuestro idioma junto a otros alicantinos que también escribieron en español: Miguel Hernández y Gabriel Miró. Sin olvidar a Arniches y a Juan Gil Albert. «Y es que la provincia de Alicante, aunque ello tal vez no le guste al joven independentista conseller de Educación, aparte de ser la cuarta de España en población, es uno de los territorios donde mejor se ha escrito en la lengua de Cervantes. Que es tan valenciana como el valenciano».¹

Aunque el homenaje desde las instituciones valencianas a Azorín ha sido racano y mezquino, nos queda su obra para delicia de nuestros sentidos.  Imposible dar un nombre  entre tanta grandeza, pero siento debilidad por Las confesiones de un pequeño filósofo y su Don Juan.

 leyendo en la playa Vamos llegando al final de las recomendaciones y ahora les aconsejo conocer a dos escritores de una región vecina: Murcia. Uno, Jerónimo Salmerón Tristante con Nunca es tarde, una novela negra que transcurre en el Pirineo aragonés; otro, Antonio Marchal-Sabater que, en su última novela OIZ 1985. La sombra de una sospecha, nos envuelve con  maestría en un mundo de intriga y misterio en la España de la Transición.

Si he empezado por el Norte, el País Vasco, acabo en el Sur: Andalucía. No nos gusta ser aldeanos en nuestras preferencias. Ahora toca parada y fonda en Sevilla. De allí es Elena Marqués, una joven escritora que, probablemente, conozca como pocos las urdimbres del lenguaje. En su libro de relatos  Distintas formas de ir a la deriva nos muestra que «la deriva es el espacio que todos recorremos hacia la muerte, pero también el que nos lleva a la libertad. (…). No en vano maneja la literatura con la intención de hacernos soñar y vivir otras vidas y visitar otros mundos».²

1. «Año Azorín» de César Gavela«Año Azorín» de César Gavela

2. Reseña de Ángel Silvelo de «Distintas formas de ir a la deriva»

Anuncios

Un comentario sobre “Lecturas para el verano

  1. Es de agradecer la recomendación, y lo es mucho más la tarea que aquí se lleva a cabo. Hace falta valor para levantar la voz contra un poder que se cree plenipotenciario y que se presenta como Origen de Todo para recordarle que antes de su llegada hay siglos de tradición, y que su poder ha de limitarse a lo común esencial.

    La idea de convivencia que aquí se defiende es esencialmente mejor que la que ese poder instaura basándose en el supremacismo racial y en el estatalismo absoluto, que conduce al desprecio y ulterior anulación del disidente, a quien se niega la condición de persona primero y de ciudadano después. No dejen pues de pelear, porque a buen seguro les escuchan más del los que se manifiestan, que cada vez son más.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s